miércoles, 16 de febrero de 2011

Cruce diplomático con los Estados Unidos















Cruce diplomático con los Estados Unidos


Clarín y La Nación continúan con las lecciones de “cipayismo” a coro



La tapa del diario de Magnetto parece un boletín de prensa del Departamento de Estado de los EE UU. Junto al diario de Mitre, se regodean con las declaraciones de los funcionarios estadounidenses, dejando de lado la posición argentina.



El incidente con los Estados Unidos continúa siendo eje de la agenda de la gráfica nacional y vuelve a poner de relieve las herramientas discursivas de los medios hegemónicos para enfrentar al gobierno. Primero, recurrieron a la “no visita” de Obama al país. Luego, buscaron naciones “espejos” donde el país supuestamente puede verse reflejado en su “inferioridad” (Brasil) o bien donde sus crisis “presagiarían” una nueva debacle argentina como en 2001 (es el caso de Egipto). Ahora, nuevamente estos diarios monopólicos desempolvan el “cipayismo” al servicio de los Estados Unidos. Los cipayos, según la Real Academia Española, eran “soldados indios de los siglos XVIII y XIX al servicio de Francia, Portugal y Gran Bretaña”. El término, resignificado por Perón, entre otros, en la segunda mitad de la década de 1940, alude a todos aquellos actores sociales, políticos, incluyendo individuos, que priorizan los intereses de las potencias extranjeras, en particular los Estados Unidos, sobre los de su propio país.
Clarín y La Nación son dos de los más altos exponentes de esta posición en la Argentina, donde se mezcla la convicción propia con un interés común: debilitar y erosionar al gobierno nacional de cara a las elecciones de octubre. En el caso de Clarín, llama la atención una tapa que se parece más a un boletín de prensa del Departamento de Estado norteamericano que a un diario argentino: “EE.UU., ‘perplejo y preocupado’ por la requisa del avión”. El diario de Magnetto sale en la página 2 a difundir la posición estadounidense con las fuentes diplomáticas de ese país: “Según Mora, el gobierno argentino sabía perfectamente en qué consistía el entrenamiento y que los expertos eran militares procedentes de la Base que el Ejército estadounidense tiene en Carolina del Norte. ‘Esto fue aprobado y coordinado con el Gobierno. No había nada secreto’, dijo Mora.” Acompaña la nota una foto del avión con el epígrafe “autorizado por el gobierno argentino”. Parte de la posición argentina se “disimula” en la página 3, bajo el título “Timerman presentó una protesta a la embajada de EE.UU.” en una nota de media hoja compartida junto a otro artículo donde se vuelve a reforzar la posición de los Esatdos Unidos. En el plano del análisis de la noticia, el diario de Magnetto se apresura a remarcar una supuesta “sobreactuación” del gobierno argentino debido a una interna en materia de seguridad, como enfatiza en la página 5. En la página 2, el diario de Noble alude a un presunto cambio de agenda que trataría de imponer el gobierno argentino para dejar de lados otros tópicos: “Quizá crean que es posible y barato cambiar la agenda con un golpe de efecto antinorteamericano y aire setentista”.
La Nación focaliza en tapa el crecimiento del conflicto, calificándolo de escalada y dando a entender que continuará en esa dirección. En la página 5, el diario de Mitre también se suma claramente al “cipayismo”, y en la nota que ocupa el centro de la página el protagonista es, por encima del ámbito local, Estados Unidos. “Crece el malestar del gobierno de Obama con la Argentina” titula el medio que, al igual que Clarín, incluye las declaraciones efectuadas “off the record” por los diplomáticos estadounidenses, que incluyen frases como las siguientes: “Más allá de los reproches mutuos, se advierte aquí un clima de fastidio e irritación no visto en el pasado reciente, sumado a la sospecha de que lo sucedido no responde una mera casualidad. ‘¡Nos incautaron hasta camillas! Nos sacaron equipos de primeros auxilios. ¡Esto es vergonzoso!’, protestó ante La Nación un funcionario familiarizado con el incidente.” En esos ejemplos, hasta podría interpretarse que los estadounidenses son “víctimas inocentes” de un gobierno arbitrario que tiene el atrevimiento de hacer cumplir sus leyes y efectuar los controles correspondientes.
Página/12, desde el título de tapa (“Fuera de la ley”) y las coberturas de las páginas 2 y 3, evidencia un marcado enfoque hacia la posición argentina, rompiendo con la lógica impuesta por Clarín y La Nación. En la página 2, Horacio Verbitsky pone de relieve la estrategia de estos medios, en particular sus portales en Internet: “Los diarios La Nación, Clarín e Infobae avalaron de modo acrítico en sus portales de ayer la posición estadounidense. ‘Documentos oficiales prueban que el Gobierno sabía en detalle lo que traía el avión de EE.UU.’, tituló Clarín (...).Sin embargo, ninguno de esos medios publicó la nómina de material declarado ni la cotejó con las actas de secuestro confeccionadas en Ezeiza por las autoridades argentinas. De este modo, adoptaron el punto de vista estadounidense en el más grave conflicto de ese país con la Argentina desde noviembre de 2004”, enfatiza.


Fuente: http://tiempo.elargentino.com/notas/clarin-y-nacion-continuan-con-las-lecciones-de-cipayismo-coro























Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...