sábado, 12 de febrero de 2011

¿Madurez de izquierda o derrotismo revolucionario?


Muchos han sido los referentes históricos que nos han transmitido con su obra pensamiento y reflexión las ideologías y tendencias para guiarnos en el mundo.

He sido un eterno admirador del llamado Socialismo del siglo XXI, pregonado por Presidentes como Rafael Correa y Hugo Chávez Frías.

Rafael expone un análisis interesante sobre el rol del estado y el error histórico a su entender de las izquierdas en el mundo al olvidar el mercado, manifiesta que no se debe olvidar el capital pero invertir el orden, a diferencia de los gobiernos neo liberales que a capa y espada defendían y defienden al mercado como referente absoluto al costo que sea.

Relaciona al mercado como importante por debajo del hombre y si al hombre como centro y primera en la escala de valores.

Han sido enormes los cambios realizados por Ecuador y Venezuela en diferentes ramas, en el ámbito social, cultural y económico. De elegir modelos a seguir seguramente optaré por estos citados, ya que su desempeño se asemeja a mi modo de ver los cambios por los que debe atravesar el mundo.

Muchos son los gobiernos llamados Progresistas en esta América Latina, algunos erróneamente los llaman de centro izquierda o revolucionarios, en mi modesta forma de ver las cosas.

He leído innumerables datos sobre las enormes desigualdades que hoy siguen padeciendo todos nuestros pueblos, increíblemente se privatiza todo y el norte sale a salvar la plaza financiera (impensado hace quince años atrás).

Grandes cuestionamientos surgen en mi desde hace largo tiempo ¿son gobiernos asistencialistas neo liberales? ¿qué es ser gobierno progresista? ¿el mundo ha cambiado y requiere madurez en nuestras izquierdas? ¿cuál debe ser realmente el rol del estado? ¿por qué las brechas siguen extendiéndose entre ricos y pobres? ¿el capital puede llegar a ser hermano o amigo de la izquierda? ¿es madurez o derrotismo?

Temo pensar, y no quiero ser derrotista, mi condición de joven me lleva siempre a soñar y a creer en transformaciones posibles, quiero pensar en pequeños pasos, en transiciones hacia esos lugares que quienes amamos la izquierda queremos transitar. No quiero pensar en competencias entre izquierda y derecha por quién le otorga mayores beneficios a los dueños del poder. Los gobiernos son gerentes, lo sabemos todos, que el poder no esta cada cinco años, el poder es concentrado por los altos estamentos, aquellos que concentran el círculo mercantil y monetario.

Hasta la querida y amada Cuba transita momentos de cambio para oxigenar a la revolución, si hasta nuestro estandarte Chino se abraza con el mercado y esta a pasos de desplazar al imperialismo norteamericano como potencia mundial.

Este mundo mercantil y despiadado ¿habrá derrotado las ideologías? ¿Será que la condición humana esa voraz y materialista desplaza cualquier intento por la igualdad?

¿Será que el aparato globalizado y represor ha ganado la batalla del pensamiento las ideologías y los cambios por transitar?

¿Será que la esencia humana es competir por estar por encima del otro? ¿Llegará ese día triste en que el mundo este de rodillas ante la explotación asesina de nuestros recursos naturales y allí nos daremos cuenta (tarde) de otras opciones equitativas para todos?

Me hablan de realidad, de tener los pies sobre la tierra y ser conscientes del rol que debe y puede ocupar cada país y cada pueblo, de hasta dónde se quiere y hasta dónde se puede llegar. ¿Es malo soñar? ¿Reflexionar rompe la compostura de los hombres?

¿No han sido enormes aquellos soñadores que creyeron en una utopía y pelearon hasta conseguirla? ¿Será que estos tiempos vertiginosos y cambiantes no me dejan atarme a una corriente?

No todo es negro o blanco, ¿cuál es el equilibrio necesario por el cual caminar?

Todo lo realizado por el hombre es imperfecto, nuestra esencia como tales nos conduce al error a la imperfección pero acaso ¿no todos queremos la felicidad? ¿es egoísta pensar que mi manera de ver los procesos va en contra de lo que cada uno cree como felicidad? ¿Quién puede ser garante de la felicidad común?

He aprendido a pesar de mi corta edad a escuchar mucho, disfruto el nutrirme de cada pensamiento humano, saco mis conclusiones y jamás dejo de soñar.

Muchas son las reflexiones e interrogantes que día a día transitan en mi, quiero utopías, luchar por conseguirlas, a veces no me dejan, que el mundo cambia constantemente es una inquebrantable realidad, pero quiero soñar con ese planeta común para mi y todos mis hermanos, con justicia social, igualdad, sin odio, sin miseria, ojalá los tiempos futuros sean transitados por otros caminos que profundicen aquellos idearios heredados, aquellos que no se deben olvidar.

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...