domingo, 13 de febrero de 2011

"Que afortunado eres y aún no te has dado cuenta"


Se dice que en un pueblo de Montevideo existía un zapatero quién era una persona noble y de buen corazón.
Todos los días del año aportaba dinero a gente pobre que visitaba su comercio asidua mente.
Un día cansado de ser bondadoso, comenzó a despotricar contra su mundo y su forma de actuar, “Estoy cansado de dar y no recibir nada a cambio” repetía con lágrimas en los ojos.
Inmediatamente esa tarde apareció un anciano de cabellera larga y de aspecto muy des prolijo, que le faltaba una pierna luego de un desafortunado accidente, quién le preguntó, ¿tienes alguna moneda para darme? “No, estoy cansado de dar limosna y no recibir nada a cambio”
A lo que el anciano le respondió, “Si te diría que te cambio tus manos por US$ 1.000.000” ¿Aceptas?
Luego de pensar unos minutos el zapatero respondió ¿para que quiero ese dinero si no voy a poder abrazar a mi familia?
Bueno entonces te cambio tus ojos por US$ 10.000.000, replicó el anciano de cabellera larga
¿Aceptas?
El zapatero pensó otros minutos y respondió, ¿para qué quiero esos millones de dólares si no voy a poder ver a mis hijos crecer ni a mi familia?

El anciano lo miró fijo y le dijo “AMIGO QUE AFORTUNADO ERES Y AÚN NO TE HAS DADO CUENTA”

Nunca olvides lo afortunado que eres, agradece a la vida o a dios según tu forma de creer y pensar por todo lo que tienes y disfruta cada instante con la compañía de quienes mas quieres. Ayuda y colabora con quién más lo necesita no sabes tú que quizá algún día necesites algo de alguien.

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...