viernes, 18 de febrero de 2011

Una pequeña isla llamada Ejemplilandia


Ejemplilandia es mi país, mi tierra, en ella guardo toda mi historia personal, mis raíces, mi cultura, mis sueños, amistades, presente pasado y futuro bailan en mis retinas ciudadanas, todos aquellos condimentos que nutren la cajita de mi alma.

Mi tierra es minúscula, grande es el sentimiento que encierran nuestros antepasados, gigantes mares rodean mi patria, quizá como explicándome que allí lejos dónde la vista se pierde y el corazón se nubla, no encontraré jamás la felicidad.

Me han hablado de comodidades, de suntuosos aparatos y máquinas que garantizan mi alegría, comentan que en Comodilandia, una isla lejana, pero no pequeña como la mía, todo es armonía, nadie desespera y respiran libertad por los poros, su ciudad mas importante guarda estampado un estatua con esa expresión grabada a fuego.

Hoy, un extraño turista de esas tierras compartió conmigo una extensa charla, con gran entusiasmo asistí a semejante acontecimiento.

Le comenté de mis fracasos, de la tristeza que encerraba mi alma, de aquellas cuestiones que mi tierra no me garantizaba.

Lo noté nervioso, mi nombre es Sam me dijo, pero tu me caes bien, llámame Tío Sam, una enorme desolación reinaba su ser, me habló de crisis, injusticias, bombas atómicas, desesperación, pobreza, hipocresía, dictaduras, drogas, cia, fbi, contaminación y otras cuestiones que mi mente costó procesar.

Mira colega, le respondí, aquí las cosas no son fáciles, he sido tentado por privilegios que Comodilandia contempla, pero jamás las tendré.

Una mirada profunda lleno su ser, soy multimillonario me dijo, tengo fortunas, bancos, máquinas poderosas y todo aquello que el bolsillo quiera conseguir.

Tranquilo, amigo, le respondí, ¿pero tu debes ser el hombre mas feliz del mundo?

Un no rotundo dominó sus palabras, estoy llegando al final de mis días me dijo, estoy solitario, sé que mi ser es odiado y me lo merezco, me creía omnipotente, todo poderoso, y hoy me siento sin fuerzas, víctima de mis errores, tengo un pasado lleno de atrocidades y un presente contaminado por la maldad.

Mi accionar domina tu tierra, bloqueo tus sueños y te invado con lo que creo que es la felicidad.

Amigo le respondí, tu no estás bien, ¿acaso no tienes amigos?

Los tengo en cantidad, he encerrado a cinco de tus hermanos, soy intolerante, esos hombres pelearon por la verdad y la justicia.

A quienes yo llamo mis amigos nos unimos por conveniencia, invadimos territorios, nuestro mecanismo enfermizo y despiadado atormenta pueblos a lo largo y ancho del globo terráqueo.

De repente y sin quererlo desperté de un sueño reparador, todo era un sueño mezcla de pesadilla, me he dado cuenta de los enormes tesoros que esconde mi tierra, comprendí a amar mucho mas la Fidel-idad ese capital que muchas veces el mundo no comprende, el amor por la vida, por la libertad, el heroísmo constante, la lucha por la supervivencia, el don del coraje y los principios que nutren la lucha de los pueblos oprimidos, en Ejemplilandia, se respira amor por todas partes, ven amigo vamos a jugar a las cartas.

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...