martes, 1 de marzo de 2011

Escuelita de campo


En Cañada Grande, Empalme Olmos vive toda mi familia, mi nombre es Tomás, tengo a penas 8 años de vida. Paso la mayor parte de mis días en mi querida escuela, luego de realizar mis nobles tareas de tambo, parto a caballo, merienda en mano, cuadernos y la hermosa computadora que me hace navegar por la red, exploro, juego, me contacto con mis compañeros y hago nuevas amistades en mi país y el mundo.

Estoy en tercer año, espero poder pasar con buenas calificaciones para que mi familia este orgullosa de mi. Quiero ser bombero cuando sea grande, apagar incendios y rescatar personas en situaciones de peligro.

Mi padre esta enojado, se reúne con varias familias, al parecer nos están contaminando con basura, el me dice que son mega basureros, suena muy feo lo que el me comenta. Me habla de cromo, que produce innumerables problemáticas para la salud.

Ayer en la escuela le pregunté a mi maestra que estaba sucediendo, ella inició una reflexión entre todos para descifrar que estaba sucediendo en mi lugar.

Nos habló de progreso, de que hay veces que en pro del crecimiento nacional muchos tienen que sacrificarse, yo le comenté que seguramente tengamos que partir hacia otras regiones porque lo que está sucediendo es muy grave y mi padre no quiere que nos enfermemos. Le comenté la alegría que sentí un primero de marzo cuando la banda Presidencial se la puso un hombre común, mi padre me dijo, hijo, ahora vienen tiempos para nosotros, un hombre de campo será el máximo mandatario.

Estoy muy confundido, no entiendo que es el progreso, porque mi familia está triste, tendré que abandonar mi lugar, mi trabajo y mis amistades.

Ya no uso la computadora, la alegría de mis pagos se ve contaminada por las mieles del progreso.

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...