lunes, 4 de abril de 2011

¡¡¡Gracias Progresismo!!!



Nacional

Oposición y empresarios dieron su respaldo a discurso de Mujica

Cena en el Conrad. Blancos, colorados y privados saludaron mensaje de continuidad económica | Líderes opositores marcaron interrogantes sobre el tipo de cambio y modificaciones tributarias.

MARCELO GALLARDO

El mensaje del gobierno respecto al mantenimiento del rumbo económico fue saludado por la oposición y los empresarios que asistieron a la cena del hotel Conrad. Para la oposición, los discursos del sábado también dejaron incógnitas sin despejar.

"Los cambios que puedan surgir serán producto del momento, pero nunca cambio de rumbo", definió el presidente José Mujica ante el auditorio repleto de empresarios. La frase resumió el mensaje de continuidad económica, pese a eventuales cambios tributarios, que transmitieron Mujica y el vicepresidente Danilo Astori en la cena del Hotel Conrad.

La oposición y los empresarios evaluaron positivamente los discursos del gobierno.

El senador nacionalista y ex presidente Luis Alberto Lacalle destacó que "el mostrar en un solo acto, como ha ocurrido otras veces, la coincidencia de todas las fuerzas políticas" es "una linda señal" a la vista de los países vecinos, porque esa coincidencia "no se da en ningún otro país de América Latina, salvo en Uruguay".

El senador y líder del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, valoró la "inteligencia" del presidente y el vicepresidente al plantear el rumbo económico del país desde "los conceptos generales" y no bajar al terreno donde "puede haber diferencias internas".

Cuando se habla de cuidar las inversiones, apostar a la rentabilidad de las empresas y respetar los contratos, "resulta más sencillo respaldar esa posición; más frente a un auditorio de tantos inversores", agregó el legislador.

Los empresarios también manifestaron su conformidad. "Creo que ha superado las expectativas", opinó el empresario Juan Carlos López Mena. Sobre posibles cambios en el rumbo económico, López Mena dijo que "si había alguna duda, (ahora) no queda ninguna".

Interrogantes. Más allá de saludar el mensaje general, la oposición estimó que aún quedan interrogantes planteadas.

"El país no se puede dar el lujo de la inflación. ¿Pero puede darse el lujo de una baja del tipo de cambio tan grande como la que estamos teniendo, que va a dejar muy mal la competitividad, a toda la exportación y a la producción agropecuaria?", se preguntó Lacalle.

El senador aludió al llamado del vicepresidente Astori a mantener "una enorme prudencia fiscal". Para Lacalle, la otra "arma" que tenía el gobierno para manejar la inflación era "tener un resto fiscal para bajar costos" pero "no lo han tenido porque se lo han gastado. Entonces la famosa prudencia fiscal acá no ha existido".

"Creo que el presidente ha dicho cosas muy importantes, mantener la rentabilidad como la esencia de lo que es la parte empresarial. Tienen valor esas palabras proviniendo de sus labios, porque implican un rotundo mentís a todos aquellos anuncios de `vamos a construir socialismo`", marcó Lacalle. "Entonces, la gran pregunta que hago es qué opina de este discurso el Frente Amplio, porque seguramente no todos lo van a compartir", puntualizó.

Por su parte, el senador nacionalista Jorge Larrañaga no vio "nada nuevo" en los discursos de Mujica y Astori.

"Por lo que pude leer entre-líneas, más allá de pretender asegurar el rumbo económico, tengo la sensación de que van a haber cambios tributarios". Para el senador esas modificaciones son un tema que "no lo tiene laudado el Frente Amplio internamente todavía, esa es mi impresión. Veremos qué pasa con las decisiones, que no son lo mismo que los discursos".

Para Bordaberry, "más allá de la señal, quedan interrogantes" como de qué forma se harán cambios sin afectar las inversiones o la economía. El legislador aclaró que si el gobierno iba "a la parte donde discrepamos se hubiera complicado apoyar el discurso. Fue inteligente al plantearlo desde conceptos generales".

(Producción: Eduardo Delgado y Marcelo Gallardo).

La visión de los empresarios

Alejandro Bulgheroni

Empresario argentino

"Lo del presidente fue muy bueno. No veo diferencias con los anuncios de febrero de 2010. Una cosa es cuando un gobierno empieza y otra cosa es un año después cuando se ratifica todo que se quiere seguir haciendo. Todo me pareció muy positivo", afirmó Bulgheroni.

Alfonso Varela

Pte. Cámara de Comercio

Con "el discurso de Mujica, más de tipo filosófico y político (que el del vicepresidente Astori), compartimos muchos temas. Resalto que en ambos discursos dijeron que no iba a haber una modificación del rumbo (económico) y destacaron la importancia de la actividad empresarial".

Donarán 636.000 dólares de la cena

Recaudación irá para hospitales y el plan de vivienda

El plan de vivienda, buque insignia del gobierno de Mujica, y varias instituciones de asistencia serán los principales beneficiarios de la velada del Conrad, que permitió recaudar US$ 636.000 entre tickets, donaciones y la subasta de una escultura de Pablo Atchugarry.

La mayor parte de la recaudación provino del remate de la obra de arte, que se realizó al final de la noche y que estuvo a cargo del martillero Horacio Castells.

El empresario estadounidense Terry Johnson, dueño de Breeders and Packers Uruguay (BPU), ofertó la suma de 208.000 dólares, cifra equivalente al total de la recaudación por concepto de tickets y otros donativos realizados en el curso de la noche.

Como no pensaba quedarse con la escultura, Johnson anunció que volvía a ponerla a subasta. En esta segunda ocasión, el empresario Juan Carlos López Mena se la adjudicó con una oferta de 220.000 dólares.

Los 428.00 dólares recaudados entre ambas subastas se entregarán a la Fundacion Juntos, para la construcción de viviendas sociales.

Los restantes US$ 208.000 se dividirán en parte iguales (US$ 52.000) para el Hospital de Maldonado, el Centro de Rehabilitación, la Fundación Hemovida y el Hospital Maciel, se informó.

El evento tuvo otros gestos generosos. El Hotel Conrad donó la cena para todos los comensales, Breeders and Packers Uruguay donó toda la carne y la princesa y empresaria Laetitia D`Arenberg donó el vino de su establecimiento "Las Rosas" y el dulce de leche de "Lapataia".

Varias empresas compraron tickets al por mayor, entre ellas Tenfield, Destino Punta del Este, Buquebus, Stiler, El Dorado, Agroland y el Grupo Perfil.

Comensales de renombre

Entre los comensales, además de empresarios y políticos se destacaron artistas, como el escultor Pablo Atchugarry y el pintor Carlos Páez Vilaró, a quien Mujica saludó con un efusivo abrazo cuando bajó del estrado. El presidente le dijo al creador de Casapueblo que tendrían que verse, en alguna otra ocasión, "para tomar unos mates juntos".

El País Digital (www.elpais.com.uy)


22 July 2010
Alejandro Bulgheroni invierte u$s 165 millones para construir el mayor tambo de Uruguay


Estará ubicado en la zona de Durazno y tendrá capacidad para producir 109 millones de litros por año. El BID aportará u$s 50 millones a través de una línea crediticia

Al igual que otros empresarios argentinos como Gregorio Perez Companc, Eduardo Eurnekian y Eduardo Costantini, Alejandro Bulgheroni también siente especial atractivo por invertir en Uruguay, donde invierte desde hace más de 15 años.

Si bien es miembro de la familia dueña de Bridas y del 40% Pan American Energy junto con el gigante petrolero chino CNOOC, sus negocios en el país vecino los encara en soledad y se enfoca principalmente en la agroindustria y las energías renovables. De hecho distribuye sus inversiones entre el gasoducto Cruz del Sur, junto a Petrobras y ANCAP, así como en plantas eólicas en Rocha y Maldonado, y en la agroindustria.

A través de un negocio agropecuario denominado Agroland, en el departamento de Rocha, a 210 kilómetros al este de Montevideo, Bulgheroni controla más de 3.500 hectáreas.

Se dedica a cultivos industriales olivos, vid, almendros, castaños, viveros olivícolas y forestales, forestación, ganadería y también opera un parque eólico de 20 MW.

Ahora, Bulgheroni destinará u$s 165 millones para construir un mega tambo en la localidad de Durazno con el objetivo de convertirse en el mayor productor uruguayo de leche en polvo.

El empresario contará con el respaldo crediticio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que aportará u$s 50 millones para el emprendimiento.

El proyecto es impulsado por Estancias del Lago, una filial de Nuevo Manantial, a través de la cual Bulgheroni se dedica a forestación, cultivo de olivos, arándanos y apicultura, entre otras actividades.

Según un informe elaborado por el BID sobre el proyecto, la iniciativa prevé el desarrollo agrícola de 17.000 hectáreas, cuya producción de granos será usada como materia prima en un sistema de tambos de 8.800 vacas lecheras y capacidad para producir 109 millones de litros por año que se procesarán en una planta industrial de leche en polvo con capacidad de 13.000 toneladas anuales.

El diario uruguayo El País informó ayer que el proyecto plantea el aprovechamiento del estiércol en la fabricación de fertilizantes y del gas metano en la generación de biogas.

El año pasado, Bulgheroni había gastado u$s 40 millones para la compra de los terrenos donde ahora comenzará a construir el mega tambo.

En la misma zona levantará también una planta de biogás para la obtención de energía eléctrica (1.7 MW); un establecimiento de tratamiento de afluentes y extracción de aceite de soja y otra de biodiesel. De hecho, Bulgheroni ya es un importante jugador en el sector de energías renovables de Uruguay donde opera el primer parque eólico de ese país inaugurado en 2008 en el departamento de Rocha. Además, tiene otras operaciones agropecuarias en Durazno, Río Negro y San José.

Pero los Bulgheroni quieren pisar cada vez más en Uruguay, y por eso Alejandro se asoció el año pasado a Carlos Pulenta para ingresar al negocio del vino. Ambos abrirán una bodega en el país vecino.

Los hermanos Bulgheroni siempre supieron ubicarse cerca del poder de turno para seguir creciendo.

http://elmuertoquehabla.blogspot.com/2011/02/la-burbuja-del-pepe.html



los dueños del grupo bridas

El imperio siempre vigente de los Bulgheroni

Durante la era K, en el sector petrolero han crecido escencialmente empresarios amigos del Gobierno, como Cristóbal López o Lázaro Báez, en general con poca experiencia en la materia. Pero hay una excepción: la que conforman los hermanos Carlos y Alejandro Bulgheroni, titulares del conglomerado Bridas. Asumieron la conducción de la compañía paterna durante el alfonsinismo, crecieron exponencialmente durante el menemismo y ahora se han acercado al calor kirchnerista con un resultado notable: lograron la concesión por cuarenta años del principal yacimiento petrolífero del país.

Por Leonardo Nicosia

Empresarios. Alejandro y Carlos heredaron de su padre la compañía y la terminaron de transformar en una de las firmas petroleras más importantes del país.

El petróleo ha sido siempre un área sensible para el Gobierno, mucho más en un período en el que el precio internacional sube sin parar y en el que las reservas del país se están terminando.

Por esa razón, en el entorno kirchnerista ha florecido un grupo de empresarios amigos de la Casa Rosada, en algunos casos con más escándalos a cuestas que experiencia en la materia, que recibe negocios millonarios derivados del oro negro. Entre ellos se cuentan el zar del juego Cristóbal López, el ex cadete bancario Lázaro Báez y el banquero Enrique Eskenazi.

Pero hay otro empresario petrolero que merece estar en la lista, aunque en este caso no se trata de un recién llegado al negocio de los hidrocarburos. Se trata de Carlos Bulgheroni, que junto con su hermano Alejandro tiene una notable capacidad para reciclarse. En los años noventa fue amigo de Carlos Menem y se llenó los bolsillos con jugosos negocios del Estado.

Pese a las constantes críticas oficiales a las políticas del menemismo, los Bulgheroni, como otros empresarios, lograron trabar una estrecha relación con el matrimonio Kirchner. Y tal como había ocurrido entonces, ahora también hubo un correlato: el año pasado el grupo que dirigen los hermanos recibió un permiso para seguir explotando Cerro Dragón, el yacimiento petrolífero más importante del país, que se encuentra ubicado en las provincias de Santa Cruz y Chubut.

La concesión fue polémica: se entregó sin licitación pública, por un escandaloso plazo de cuarenta años (ver recuadro). La millonaria operación tuvo la aprobación del Gobierno, lo que levantó sospechas en la oposición porque se realizó seis meses antes de las elecciones presidenciales.

A pesar de las críticas, hace dos semanas la presidenta Cristina recibió a Carlos Bulgheroni en su despacho. Los dos sonrieron para los flashes y anunciaron que habían encontrado un nuevo pozo que produciría 100 millones de barriles.

Negocios de familia. Los hermanos Bulgheroni recibieron un verdadero imperio de manos de su padre, Alejandro Angel Bulgheroni, un descendiente de inmigrantes italianos, que un día dejó la provincia de Santa Fe para ganar más dinero en Buenos Aires.

La leyenda cuenta que su primer negocio importante lo consiguió en la década del cuarenta, cuando ganó una licitación para vender bridas a la estatal YPF. Las bridas son anillos que se usan para unir tubos de petróleo. Así se le ocurrió el nombre para el Grupo Bridas, conglomerado de empresas que construyó durante el resto de su vida.

Cuando Bulgheroni padre falleció en 1985, sus hijos heredaron la compañía. ¿Cuál de los dos hermanos se hizo cargo de la nave? En el organigrama oficial Carlos aparece como “Presidente”, mientras que Alejandro figura como “Vicepresidente”.

Y estos puestos formales coinciden con los roles que los hermanos adoptaron cuando se quedaron con Bridas. Carlos es el que toma las decisiones más importantes del grupo empresario, aunque trata de ponerse de acuerdo con su hermano para evitar peleas.

La distribución de poder también se relaciona con que tienen especialidades distintas. Alejandro es el más indicado para las cuestiones técnicas, sobre todo relacionadas con el petróleo. Es que el hermano mayor –64 años– es ingeniero industrial y además realizó un master en producción de petróleo en la universidad norteamericana de Austin.

Al mismo tiempo, Carlos parece el mejor para hacer “lobby” con empresarios o con políticos. Este abogado de 62 años, que hace unos años se mudó a Italia, todavía mantiene una increíble habilidad para persuadir.

Tampoco se puede negar que tiene capacidad para superar dificultades. Cuando tenía 24 años le anunciaron que tenía cáncer en los ganglios: nadie le podía asegurar que su vida se salvaría. Tuvo que soportar interminables tratamientos de radioterapia y quimioterapia que al final lo sacaron adelante.

Sigue

Amigos del poder. Los hermanos Bulgheroni tienen una envidiable capacidad para hacerse amigos de los presidentes. En los turbulentos años ochenta afianzaron su amistad con Raúl Ricardo Alfonsín. También revistaron en las filas de los “capitanes de la industria”, un grupito de empresarios de buena relación con los radicales.

En abril de 1985 los “capitanes” tuvieron un recordado encuentro con el entonces Presidente. Le ofrecieron su respaldo y le pidieron que aplicara una economía de guerra contra el salario. En la mesa bien servida de Olivos, todos estuvieron de acuerdo con que Carlos Bulgheroni oficiara de enlace con el gobierno radical.

A fines de los años ochenta, a los hermanos Bulgheroni les estallaron dos escándalos en la cara. Uno de ellos tenía que ver con la pata financiera del grupo: el Banco del Interior y de Buenos Aires (BIBA), que terminó fundido y con una deuda de al menos 80 millones de dólares con sus clientes. El otro episodio involucraba a otra empresa que tuvieron que abandonar: Papelera del Tucumán (PT), acusada de fraude fiscal.

Durante los festivos años noventa, Carlos Bulgheroni cultivó una fuerte amistad con el entonces presidente, Carlos Menem. La “buena onda” con el riojano no se limitaba a estar presente en los multitudinarios cumpleaños que hacía en Anillaco.

Lo cierto es que esa química especial que había entre los dos se puede confirmar en algunos favores que el empresario le hizo al riojano:

El grupo Bridas aportó 500 mil dólares para la primera campaña presidencial de Carlos Menem. Así lo informó en aquel momento Luis Barrionuevo, uno de los recaudadores oficiales.

El banco de los Bulgheroni entregó un jugoso crédito sin garantías a un pariente de Menem. El BIBA le otorgó un préstamo de 144 mil dólares a Alfredo Carim Yoma, cuñado del presidente y subsecretario de Asuntos Especiales de la Cancillería. La operación se hizo tres semanas después de comenzada la administración menemista. En los papeles ni siquiera figuraba el DNI de Yoma.

Cuando Carlitos Menem (Junior) se dañó la rodilla en un accidente de motocicleta, Carlos Bulgheroni no dudó en viajar con él y Zulema Yoma hasta Estados Unidos, para ponerlos en contacto con los médicos de la misma clínica norteamericana en donde él se había tratado de cáncer.

Para agregar otra muestra de la cercanía con el menemismo, alcanza con mencionar que la mismísima mujer de Alejandro Bulgheroni trabajó para ese gobierno. Matilde “Bettina” Guardia fue subordinada de Carlos Corach cuando éste fue secretario general de la Presidencia y ministro del Interior.

Mientras estas cosas ocurrían durante la década de los noventa, los Bulgheroni vieron crecer exponencialmente su imperio y se quedaron con varias áreas de explotación que pertenecían a la desguazada YPF.

La patria contratista. La relación de los hermanos petroleros con Néstor Kirchner no fue tan buena al principio. En octubre de 2003, el entonces Presidente derogó un decreto de Carlos Menem que había paralizado los juicios del Estado contra las empresas de Bulgheroni. De esta manera, se abría el camino para reactivar las demandas por los escandalosos casos de BIBA y Papelera del Tucumán.

Pero con el paso del tiempo, el vínculo fue mejorando de manera notable. En diciembre de ese mismo año, Carlos Bul-gheroni fue recibido por Kirchner en su despacho. Allí estuvo presente también el ministro de Planificación, Julio De Vido, que en este caso ofició de nexo con la Casa Rosada.

La relación se volvió tan buena que en mayo del año pasado, cuando se empezaba a hablar de una eventual compra de la empresa YPF, los magnates de Bridas estuvieron en la lista de postulantes aprobados por el kirchnerismo.

La frutilla del postre fue la extensión por cuarenta años de la explotación del yacimiento petrolero Cerro Dragón, el más productivo del país, en una operación que tuvo el visto bueno del Gobierno nacional.

Para despegarse de sus antecedentes de empresario afín a los negocios con el Estado argentino, Carlos Bulgheroni suele agitar un ambicioso proyecto para la construcción de un gasoducto que atravesaría todo Medio Oriente –desde Turkmenistán hasta Pakistán–, y contar cómo convenció a todas las tribus que deberían aprobar el trayecto.

¿Alcanzará para limpiar su imagen de “empresario de la patria contratista”?


http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0235/articulo.php?art=5760&ed=0235


¡¡¡¡FESTEJEN EMPRESARIOS, FESTEJENNNN, QUE LA VICTORIA SIEMPRE SERÁ DE USTEDES!!!!!!

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...