martes, 12 de abril de 2011

La globalización consumista de la soledad


-Hermosa eres princesa, te veo todos los días, mi corazón derrama felicidad luego de recorrer con entusiasmo todo lo que de tu perfil trata.

Para hallarte no es necesario encontrarte viajando ciudades enteras ni navegar por los inmensos mares de nuestro planeta, solamente bastan cuatro clic de mi computadora personal.

Frecuento tu muro, imagino varias escenas de tus majestuosas fotos abrazada a mí. Ayer te vi pasar por la puerta de mi casa, dudé en hablarte, un pavoroso silencio dominó mi cuerpo, intente teclear pero eras real, intente poner me gusta, debí hablarte, quedé inmóvil, paralizado, perdí la oportunidad de que fueras mía. No importa esperaré a que llegues a tu casa, abriré el chat y hablaremos como de costumbre.

-Pablo tiene seis años, es un entusiasta deportista, ama el fútbol, palpita los domingos ver por televisión al cuadro de sus amores. No puede asistir a los partidos, vive muy lejos del recinto donde se disputan los encuentros. Su sueño es jugar al fútbol, llegar a ser como los ídolos que percibe a diario por la cajita cuadrada llamada televisión. Pablo ha dejado de practicar fútbol, sus padres se ven impedidos de trasladarlo al club barrial por la rutina laboral.

Pablito suele ser muy callado, juega al fútbol en red a través de su computador, habla poco, amigos solamente los tiene cuando se conecta y navega a través de Internet.

Ayer llegó su tan ansiada felicidad, por fin, sus padres luego de un esfuerzo titánico le compraron una consola virtual con juegos de video. Pablito juega al fútbol, ahora no lo hace en soledad, lo hace rodeado de cables lleno de botones con unas varas que a través de sus movimientos se divierte como niño.

-Brenda cumple 15 años, como toda adolescente la rebeldía forma parte de su accionar diario. Hace tres meses luego de una pelea con sus padres no les dirige palabra alguna. Suele encerrarse en su cuarto por horas, la única vía de acceso comunicacional que encontró su familia para hablarle es mediante mensajes de texto (sms) a su celular.

Sim 1 "Brenda a comer están prontas las milanesas"

Sim 2 "Dale Brenda se te hace tarde para el colegio"

Sim 1 "Mas tarde almuerzo mamá no molestes mas"

Sim 2 "Hoy no voy al colegio, no quiero ir, no quieroooooo"

-El miedo me sacude hijo, es espantoso el tiempo que vivimos, nene, ten mucho cuidado, las cosas que pasan por la televisión son tremendas, tengo miedo de ir al supermercado, miedo para ir a la peluquería, miedo al tomar el ómnibus, miedo al hablar con extraños, miedo al salir con cartera, miedo al ir a jugar bingo con mis amigas.

Bueno mamá, ten cuidado, ¿qué te pareció el televisor plasma HD que te compré para tu cumple? ¿no es un sueño?

-Nuevo celular magic G3, satelital, habla solo, memoria 200 gigas, cómpralo ya, financiado hasta en 20 cuotas sin recargo, ¿NO LO TENÉS? NO EXISTÍS.............

jajajajaja, mira el celular que tiene Juan, jajajaaa, parece un ladrillo, yo le pedí a mi padre un magic G3 y ya me lo compró.

Papá me podes comprar un magic G3, hijo sabes bien que las cosas están difíciles, ya tienes tu celular ¿para qué quieres ese? Pero papá en la escuela se ríen del que tengo, me dicen que parece un ladrillo. Todos en la tele lo tienen, mis compañeros de escuela también. Me dejan solo, no juegan conmigo, me dicen como en el comercial, ¡Juan NO EXISTÍS!

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...