jueves, 30 de junio de 2011

Pequeños y aplastados para las manzanas del árbol (El mercadito del Sur)


Las manzanas del árbol son exclusividad de los gigantes continentales, para los pequeños y luchadores del concierto económico mundial nos quedan los restos, los deshechos que esos todopoderosos dejan para nuestro regocijo y placer. Un mercadito del sur en apariencia brindando oportunidades comunes para todos pero esconde una fantasía hipócrita en sus párrafos. El mercadito del sur es la postal autóctona de la selva atroz de este mundo donde los gigantes aplastan a los mas débiles y pequeños, salimos al mundo con escarbadientes a pelear en el concierto mercantilista en búsqueda de amables inversionistas, mercados en otras latitudes, depositar nuestras materias primas, empresarios que nos traigan algún resto, alguna jugadita para aumentar la cadena de un mundo transitorio pero apocalíptico en una encrucijada sin retorno. Las premisas de nuestros ancestros libertadores se olvidan, no existe verdadera integraciones sin oportunidades comunes y parejas para todos. Al hermano Bolivariano, ese cansado de extender las manos solidarias, ese Revolucionario, que nos marca en reiteradas oportunidades los caminos por transitar, lo hacemos desear, lo condicionamos a la espera de nuestros conventillos regionales para acceder al mercadito común. Ese compañero fraterno que nos habla de Alba y miramos para otro lado, que nos contamina profundamente con la solidaridad fraterna, humana para nuestros pueblos. Los jerarcas se reúnen en mesas suntuosas cortejados con ceremonias estructurales banquetes ricos en contenido alimenticio y abrazos de hermandad por todas partes. Así transitamos, las manzanas del árbol son cada vez mas distantes y lejanas, esperando y augurando que los gigantes hermanos nos dejen algún resto para poder subsistir en el mercadito del sur.


R.L,P.B

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...