martes, 19 de julio de 2011

La bodega del sur


Los Gonzalez son una familia aristocrática de la pequeña ciudad de Montevideo, desde hace décadas mantienen la empresa familiar con éxitos exportando al mundo sus vinos y todo aquello que las almas internacionales reclaman para degustan sus paladares.
El pequeño de la familia esta entrando en el nuevo mundo mercantil familiar atendiendo todo y aprendiendo para seguir con la tradición familiar generando descendencias al futuro.
Pedro tiene veinte años, joven apasionado, respetuoso y amable con sus semejantes, desde hoy entró de lleno en el negocio familiar, escucha, comenta y saca sus conclusiones.
La bodega del sur consta de diversos cócteles que endulzan el concierto internacional, ha tenido infinidad de premiaciones por su progresismo constante a la hora de elaborar y vender sus productos a lo largo y ancho del planeta tierra.
Los aplausos galardonan todas y cada una de las cocinas mercantiles mundiales, se ha ganado el respeto por su accionar en la globalización de los tiempos que corren.
Hoy en día el vino mas vendido y premiado es una cosecha de 1971 pero con ingredientes contemporáneos que hacen el deleite de los paladares gustativos.
Pedro como todo joven y aventurero ya de lleno en la bodega se ha volcado hacia la elaboración y análisis de todas y cada una de las producciones familiares.
Sin pensarlo y quizá sin quererlo descubrió que la cosecha mas vendida internacionalmente estaba perjudicando la salud de quienes la consumian, recordó desde siempre palabras de su abuelo que le hablaba de jamás trastocar cosechas añejas, porque el sabor mas puro, porque la esencia por excelencia solamente es otorgada en el respeto hacia lo añejo y por no modificar la estructura inicial.
Pedro sintió que la bodega estaba faltando a la verdad y que la venta sería pan para hoy y hambre del mañana.
Salió raudamente a encontrarse con su padre y contarle su descubrimiento; ¡Papá el vino que estamos exportando es dañino para la salud!
Lo se hijo, respondió su padre, debes comprender la enseñanza mas importante en este negocio, el mundo de hoy en día es diferente al de los tiempos de tu abuelo, nosotros nos hemos acoplado a los tiempos que corren, el negocio no conoce de moral o principios, los números priman siempre hijo.
¿Papá pero estamos practicamente envenenando nuestra esencia?
Lo sé hijo, pero los números cada día son mejores, ¿no es acaso la premisa de este mundo?
Lo es Papá, pero las premisas mas importantes que deben primar siempre son aquellas ancestrales, porque el abuelo fue quien elaboró en base a esfuerzo todo lo que hoy en día estamos disfrutando, porque sacrificó su salud en búsqueda de lo mejor para nosotros; existe algo Papá que el mundo de hoy no comprende, la dignidad debe primar siempre, la credibilidad sobre lo económico, ¿que pasaría si mañana la gente descubre que los quebrantos de salud son propiciados por nuestra cosecha?
Nuestra empresa se vendría a pique, ya ni los números nos acompañarían y frustraremos la grandeza de una empresa familiar que garatizó siempre la felicidad del sabor añejo nacional.

R.L.P.B

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...