viernes, 8 de julio de 2011

Otorgués desteñido


La bandera de Otorgués nos presenta imágenes desteñidas, los primeros cinco años de su accionar gubernamental pesaron y minimizaron diferencias ante cambios sustanciales a diferencia de los clásicos partidos rosados acostumbrados a frecuentar de espaldas al pueblo. Los tiempos que corren son de contradicciones constantes pero son mas profundas en mi modesta opinión que lo que muchos alcanzan a ver.
El concierto progresista a nivel mundial sobre todo las corrientes europeas están en continuo descenso al no poder contemplar las exigencias que toda izquierda debe pregonar, el sistema atroz que padecen todos nuestros pueblos y aquella madurez que algunos ilustrados pretendieron explicar sobre las posturas de las coaliciones izquierdistas hoy están quedando en desuso sin alternativas esperanzadoras ante un mundo contaminado por las injusticias constantes. Las realidades del concierto latinoamericano no distan mucho a diferencia de algunas honrosas excepciones que han profundizado sus políticas en continuas reformas sociales. Las izquierdas no son corrientes para la quietud, la espera y la incertidumbre, son movimientos políticos espontáneos, dinámicos, jóvenes, rebeldes y sumamente comprometidos con las causas populares. El fenómeno mundial progresista debe generar una alarma roja sobre las esperanzas de los pueblos en el concierto mundial.
Nuestro querido añejo castigado Frente Amplio ante una tendencia, luego de los cambios sustanciales de la era Vázquez, frecuenta un transitar continuísta pero no presenta grandes transformaciones, ello molesta las ideologías, frena las esperanzas y contamina la diversidad de los pensamientos. Si a ello sumamos una bonanza económica mal distribuida pero que también tiende a frenar estallidos sociales como los que reinan en el mundo europeo; la bandera de Otorgués esta obligada históricamente a contemplar posibles derrotas futuras en un planeta que nadie tiene asegurado ni su futuro ni su vida económica. No hace mas de seis siete u ocho años Europa nos presentaba sus noblezas progresistas sus bonanzas económicas y su madurez ante el mundo, aquello que parecía inamovible hoy tambalea y hace retomar a todos estandartes olvidados pregonando aquellas ideologías que en estas tierras pretenden encerrarse en cajones de escritorios bajo llaves.
Infinidad de analistas a nivel mundial nos profetizan un inminente quiebre del modelo reinante ¿como pedirle e imponerle a corrientes históricas con ideales bien definidos que aprueben cuestiones antagónicas a sus corazones? ¿como se puede mas allá de este mundo contaminado por la anti ideología seguir machacando almas revolucionarias?
No existe peor fracaso para la esperanza izquierdista que no individualizar el horror, no luchar contra él, no alimentar las esperanzas y entregarse de lleno al demonio, no se puede vivir agachando la cabeza, el mundo que nos convida el día a día no es aquel que soñamos y esperamos, una izquierda no nació para rendirse, su esencia es el cambio constante pero con un rumbo establecido por gigantes que nos precedieron. La bandera de Otorgués luce desteñida, por su diversidad en años y instancias de incertidumbres ideológicas sin rumbos bien marcados, navegar solitarios en las aguas del mundo sin horizontes y puertos definidos hacen perder esperanzas, un gran hombre autóctono antes de su triste partida con un don profético acertado nos alertó sobre estos tiempos turbulentos.
La bandera de Otorgués luce desteñida y no es una locura, las esperanzas se desvanecen con el normal transcurso del tiempo, deberá su esplendor libertador recuperar su esencia olvidada para encontrar aquellas premisas ancestrales que nos alimentaban alcanzar los sueños desterrados y olvidados.

R.L.P.B

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...