sábado, 1 de agosto de 2015

Hipocresía neoliberal de izquierda: Vicios malos y vicios buenos



En décadas de transformaciones profundas donde el fumar se prohíbe en todas partes, siendo abanderados mundiales en contra de multinacionales, jerarquizando la lucha en contra de los intereses de los poderosos, aparecen en escena otros vicios sin las debidas atenciones ni preocupaciones de aquellas autoridades encargadas de regular y medir una creciente demanda por los juegos de azar.

Basta transitar todas y cada una de las esquinas en nuestro país para observar como la incitación continua hacia el juego es constante y frecuente, "juegue ahora, sea millonario, busque la raspadita de la suerte"

Si ello no fuera poco, se ha multiplicado por todo el país las tragamonedas barriales y se han inaugurado con el apoyo estatal nuevos casinos, haciendo del juego una atracción continua para todos los uruguayos.

No existe por parte de las autoridades una campaña responsable para concientizar sobre las problemáticas que acarrea el juego irresponsable y cuantas familias se ven interrumpidas y destruidas por un vicio alarmante que ha llevado a muchos compatriotas a la ruina total y hasta el suicidio.

Es evidente que las recaudaciones fiscales son extremadamente jugosas, y quizá sea por ello que el estado haga oídos sordos y se nuble los ojos sin realizar medidas oportunas para la salud de nuestro pueblo, entrando en el juego neoliberal de la necesidad y el mercado por sobre lo beneficioso y productivo para nuestra gente.

Existe una enorme hipocresía dónde se realizan campañas exhaustivas por un lado en contra de algunos vicios pero por el otro lado otros vicios son jerarquizados difundidos y defendidos por parte de nuestro gobierno.

Juegue ahora y hágase millonario, mientras tanto usted pierde lo poco que tiene, el estado recauda y la hipocresía de izquierda seguirá con su juego continuo.

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...