jueves, 3 de marzo de 2016

El último Prócer de Latinoamerica. Hugo Chávez (Sabaneta de Barinas, 1954 - Caracas, 2013)







Reunión Plenaria del Mercosur
Montevideo, República Oriental del Uruguay
20 de diciembre de 2011

Presidente Hugo Chávez:  

Muchas gracias querido “Pepe”. Voy a aprovechar que la presidenta Cristina aún no tiene el martillito ese ¿no? para hablar aquí con libertad.
Querido “Pepe”, querida presidenta Dilma, querida presidenta Cristina, querido presidente Fernando, querido presidente Correa. ¿Dónde está Correa? Ah perdón, ahí está el presidente Correa.
Queridos cancilleres, ministros, altos representantes de organismos internacionales, amigas y amigos todos.
Primero que nada, muchas gracias “Pepe” por esa manera tan especial como siempre nos recibes con tanto amor, cariño, afecto. ¿Cómo fue que te llamó Dilma? El sabio del Mercosur, ¿no? el sabio del sur y gracias al pueblo uruguayo, siempre agradecido por ese inmenso afecto que siempre hemos recibido en estas tierras del sur, de nuestro sur.
Estaba recordando ahora a Mario Benedetti, nuestro Mario, “El Sur también existe”.
Habría que incluso decir, ahora es cuando existe el sur, ahora es cuando existe el sur, en honor al grande Mario, Mario Benedetti.
Todavía tenemos nosotros muy fresca la reunión de Caracas, donde nació la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe y aquél espíritu tan fraterno, tan constructivo, tan positivo que allí reinó. Agradezco mucho a todos ustedes, el aporte que hicieron para el nacimiento de nuestra Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.
Ahora, esta reunión de hoy, sin duda que se inscribe dentro de ese proceso, esa dinámica sobre la que nosotros estamos obligados a cabalgar diría yo, a cabalgar por encima de todas las dificultades, las contradicciones, los antagonismos en lo político, es la política y sus antagonismos, sus contradicciones, en lo económico igual, en lo ideológico incluso.
Y estamos obligados, así, así lo creemos, así lo sabemos, estamos obligados a saltar, a pasar, a cabalgar, a caminar por sobre todos esos obstáculos, diferencias, incomprensiones, con mucha conciencia, con mucha conciencia, con mucho querer. Yo, ustedes saben que vengo de unos meses de obligado reposo, tuve que pasar a retaguardia y estuve leyendo mucho y reflexionando mucho; y por allá me conseguí un viejo libro de Federico Nietszche, que ya me ayudó mucho en la cárcel, en la cárcel me ayudó mucho Así Habló Zaratrusta, así hablaba Zaratrusta y bueno, allí Nietszche abunda sobre el tema que ustedes conocen muy bien de la voluntad de poder, tú hablabas, esto es una cuestión de poder y solo unidos podremos, bueno eso se viene diciendo hace mucho tiempo; Bolívar, Artigas, San Martín y todos aquellos libertadores y libertadoras; Abreú De Lima, Perón un poco más acá. Cómo fue que dijo Perón: “El siglo XXI nos conseguirá o unidos o dominados” y henos aquí pues en pleno siglo XXI, comenzando la segunda década, batallando por unirnos y si no lo logramos no habría futuro para nuestros pueblos, estamos obligados a lograrlo, la unión del sur como un gran bloque, así cual, tal cual lo planteaba Bolívar.
Es impresionante la visión de Bolívar, aquella carta a Pueyrredón de 1819, yo siempre la estoy citando, Cristina tú sabes porque es además como un poema, “el día que podamos unir desde el Orinoco hasta el río de La Plata, este inmenso territorio (decía Bolívar) en un solo bloque político, entonces aquí nacerá la reina de las naciones y la madre de las repúblicas”. Reina de las naciones, madre de las repúblicas.
Nosotros podemos, tenemos como, tenemos como. Falta más el querer, más el querer, más la voluntad de poder para poder, mucha burocracia que se atraviesa en los caminos, muchas infiltraciones de manos peludas, manos viejas que tienen siglos ya haciendo de todo para impedir nuestra unidad pues; divide y reinarás, divide y reinarás, ya Tomás Jefferson decía: “El destino de Estados Unidos será tragarse una a una las antiguas colonias españolas”, tragarse una a una.
Entonces es una cuestión de poder y de contra poder, es una batalla por el poder, por la vida. Más allá de la voluntad de poder, dice Nietszche, está la voluntad, o antes de la voluntad de poder, la voluntad de vivir, la voluntad de vivir para poder vivir, para poderle dejar vida a nuestros hijos, a nuestros descendientes, a nuestros pueblos, a las futuras generaciones.
Yo veo, voy a ser breve —lo prometo—, sino seré castigado por la Ley, porque además falta Correa y Correa tiene un discurso ahí de, viene a solicitar la incorporación a Mercosur ¿no? creo que sí. Ojala que no tarde tanto, como ha tardado Venezuela para poder ingresar a Mercosur, es increíble, hace 13 años yo era Presidente electo y el primer viaje que hice fue a Brasilia, Buenos Aires y de inmediato lo dije, a nombre del nuevo gobierno que estaba por instalarse en Caracas, una Caracas, una Venezuela que estaba amarrada al norte, amarrada; una colonia era Venezuela política, económica y de todo tipo, cultural; el petróleo.
Lula me lo dijo un día en el Orinoco, hablando sobre el petróleo, tú me lo repetías hoy, la misma frase. Me dijo Lula, Chávez entonces el petróleo fue una maldición para Venezuela, sí y así lo escribió Juan Pablo Pérez Alfonso, uno de los creadores de la OPEP venezolano, como ustedes saben.
Hay un libro de Pérez Alfonso que se llama Hundiéndonos en el excremento del Diablo, el petróleo y entonces nos impusieron el modelo, bueno fuimos como una factoría petrolera, tal cuál decía Oscar Varsasky ese gran argentino que vivió muchos años entre nosotros y fue maestro, entre otros tuyo, y compañero de Jorge Giordani, mi Ministro de Planificación.
Fuimos una factoría petrolera de 100 años pues, bueno comenzamos a librarnos de esas cadenas hace 13 años. Y una de las primeras cosas que dijimos fue, Venezuela quiere ingresar a Mercosur. Bueno aquí tenemos, van 13 años ya, somos miembros asociados, pero miembros plenos a pesar del inmenso apoyo, sobre todo cuando llegó Lula. Desde aquí le mandamos un saludo a Lula y estamos seguros, pronto, pronto habrá una cumbre de quienes vencimos el cáncer, están invitados todos y están invitadas todas y la comandará Dilma ¿no? y estaremos Lugo y yo aquí estamos tres, falta Lula.
Lula desde que llegó a la Presidencia de Brasil comenzó a colocar el tema en la mesa y luego Néstor Kirchner, rindo tributo a Néstor también, en ti y en el pueblo argentino y en todos nosotros. Y bueno, comenzó el debate, el debate y luego Lugo, todo el apoyo que Lugo nos ha dado pero no ha sido posible pues. Un pequeño grupo de personas, bueno se ha plantado allí, creo que con intereses inconfesables y han logrado evitar el ingreso de Venezuela como miembro pleno al Mercosur.
Pero, mirando de allá para acá, yo diría que el Mercosur, nosotros sin embargo nos sentimos miembros de Mercosur, aquí estamos, bueno no somos miembros plenos pero somos miembros asociados y además, hemos estado incentivando, incrementando el intercambio comercial, los acuerdos económicos, productivos, científicos, tecnológicos con todos los países del Mercosur. El comercio con Argentina no existía prácticamente hace 10 años, nuestro comercio. Hoy estamos ya en varios miles de millones de dólares, con Brasil igual, en Brasil hemos llegado como a cinco mil millones de dólares, con Argentina vamos por dos mil y esperamos que siga creciendo seguro.
Con Paraguay, era de treinta millones de dólares el intercambio comercial, ya estamos por quinientos millones y un potencial de crecimiento muy grande. Con Uruguay igual, era casi nada y hemos llegado a novecientos millones de intercambio; y apoyo energético, apoyo científico, apoyo tecnológico y seguiremos avanzando en lo bilateral y en lo multilateral.
Pero yo veo, decía, tres momentos en esta historia del Mercosur, recordaba “Pepe” que, y Lugo decía 20 años ¿no?, Mercosur nació 1991, bueno, 91, sí hace 20 años, hace 20 años estábamos nosotros allá por insurreccionarnos casi por estos días en Venezuela.
Cansados nosotros los soldados de Bolívar, de ser utilizados contra nuestro pueblo. Esa fue la razón de nuestra insurrección, de la juventud militar, de una parte de la juventud militar venezolana. No quisimos seguir siendo los gorilas de América Latina y obligados, obligados por las circunstancias, pero por estos días estábamos en esas tensiones, diciembre 91.
Pero también por estos días caía la Unión Soviética y por ahí nacía el Mercosur. Digo para ubicarnos allá en lo que estaba pasando en el mundo por allá por, cuando comenzaba la década de los 90, la década de los 80 Dilma, tú eres economista Dilma ¿verdad?, economista eres tú ¿no? y comunista no... [risas] Correa es economista también, Rafael, el presidente Correa.
Fíjate, por qué te pregunto lo de economista porque bueno cae la Unión Soviética, se impone el Consenso de Washington, la tesis aquella del fin de la historia, la lanzó creo que fue Fukuyama, hace poco Fukuyama se retractó de su tesis ¿no? el fin de la historia, no hay más alternativa decían desde Londres, not alternative, el neoliberalismo, el consenso de Washington.
Y bueno, tal cual era como el único camino que quedaba, 1991 y nacía el Mercosur. Creo que fue la década de los 80 la que llamaron década perdida ¿no fue? La década de los 80 y también la de los 90 fue década perdida. Ahora, luego pasan esos 10 años de los 90 y llegamos al 2000 y entramos al siglo XXI, ya nosotros habíamos salido de la cárcel y después de una fulgurante digamos campaña política, llegamos así a la Presidencia de Venezuela cuando amaneció el siglo XXI, pero yo recuerdo, era... había en América Latina un canto general al neoliberalismo.
Recuerdo la Cumbre de las Américas así llamada, en Canadá. El único gobierno que levantó la mano para oponerse, un poco tímidamente lo reconozco, pero nos opusimos pues con mucho respeto y tal, fue Venezuela a la propuesta del ALCA, el Área de Libre Comercio para las Américas. Yo recuerdo que tuve una buena relación con el entonces Presidente de Brasil y yo tenía como la esperanza de que Brasil iba a defender un poco los intereses de Suramérica, no, no para nada, aquél gobierno se quedó callado, callado y nadie, ni el Caribe, yo le miraba los ojos a los caribeños, a los suramericanos, nada, salve neoliberalismo, estaba comenzando el señor Bush su primer período. Eso fue en Canadá, en Canadá, la Cumbre de Las Américas. Hasta se le puso fecha al ALCA, el primero de enero del año 2005, ahí se acordó...
Y yo recuerdo que era, ¿se puede nombrar aquí gente verdad? Era el presidente De La Rúa y allá en Canadá se acordó que la próxima cumbre sería en Argentina, ah, no se imaginaba nadie que todo lo que venía, lo que iba a pasar en América Latina, nadie se imaginaba porque yo incluso recuerdo que le pregunté al Primer Ministro de Canadá entonces, porque yo recuerdo que hubo una batalla del gas allí, allí echaron mucho gas, se presentaron los movimientos llamados alter mundialistas contra el neoliberalismo, y bueno y hubo un combate en las calles, hasta el sitio de la reunión llegó el gas, tuvieron que suspender por unos minutos la cumbre.
Yo recuerdo que le pregunté al Primer Ministro Chretien, le dije, mire ese muro lo van a tumbar, pusieron un muro muy alto y rodearon la ciudad histórica. Y me dijo, no, no, ese muro... además me dijo ya yo vendí el muro, ya lo negocié, ¿cómo?, ¿a quién se lo vendió? Se lo vendí a De La Rúa para la próxima cumbre allá en Argentina, en Argentina van a quemar ese muro.
No hizo falta el muro en Argentina afortunadamente, el muro de los pueblos fue el que surgió allí. Pero pasaron esos años, ve, era la propuesta del ALCA, y llegamos al Mar del Plata, eso fue en el 2005, y nadie, seguramente bueno los que estaban empeñados en imponernos el ALCA y los que desde estas tierras estaban rendidos ante tal propuesta, obnubilados, no sospechaban lo que venía. Lula, Lula, nosotros tuvimos que resistir golpe de Estado, sabotaje, terrorismo.
A nosotros nos acusan de terroristas. Ayer nada más salió el Presidente de Estados Unidos acusando a Venezuela, sin una sola prueba, más bien tiene pruebas en contrario, que Venezuela no colabora en la lucha contra el narcotráfico, que no colabora en la lucha contra el terrorismo, que tiene relaciones extrañas con Irán, con Cuba, etc.
Bueno, pero no se imaginaban que nosotros íbamos a resistir todo aquello y que iba a llegar el PT a la presidencia de Brasil, al gobierno con Lula al frente y todos ustedes, y a los pocos meses apareció la CAF, surgió de allá de la Patagonia ¿no? Néstor Kirchner y todos ustedes pues, ve, y un proyecto nuevo.
Y después bueno, viene toda esta avalancha de gobierno, progresistas, gobiernos de izquierda, gobiernos nacionalistas, nuestros gobiernos que como dices tú Cristina, bueno se parecen cada día más a nuestros propios pueblos. Y entonces comenzó a cambiar esta historia pues, y allá derrotamos al ALCA, comandados por Néstor magistralmente. Pero bueno, quiénes fueron los que, quiénes resistimos la arremetida porque fue una arremetida dura Lugo, tú no habías llegado todavía, andabas de Obispo, eras Obispo, el Obispo del pueblo, por allá en el Sur, en San Pedro ¿no era? Donde fuimos una vez, el Obispo.
Entonces, yo recuerdo cuando Néstor le dijo a los caballeros mirando a Bush, le dijo, aquí no vengan a patotearnos, porque entonces querían someter a votación el tema. No, ahí resistimos, Lula, el anterior presidente paraguayo, Nicanor Duarte, Tabaré Vásquez y éste humilde servidor pues, fuimos... Mercosur más Venezuela, que nos batimos ahí como mosqueteros pues.
Y Néstor que era un... muy hábil, ¿sabes lo que hizo Néstor? Me dijo: Ven acá Hugo, a golpe de cuatro, cinco de la tarde, el debate estaba muy candeloso, me dijo: Tú que hablas tanto, cuando yo necesite que tú hables, esto le vamos a ganar por cansancio; entonces me dio la palabra como diez veces y yo habla que habla, habla que habla, habla que habla, hasta que Bush se fue, no aguantó, sudaba y se fue, se fue y le ganamos por cansancio; estrategia de Néstor. Yo creo que tuya también porque tú estabas ahí al lado de él, es fue en Mar del Plata, ese fue un segundo momento pues; el ALCA y la gran amenaza que fue el ALCA, y lo derrotamos.
Y hoy estamos, en un tercer momento porque a pesar de que hace cinco años derrotamos al ALCA, y es aquí entonces como una especie de autocrítica ¿no? nosotros en Mercosur y hablo como miembro de Mercosur, asociado, no hemos podido —así lo creo— dar un salto.
Aldo Ferrer y Elio Jaguaribe Mercosur o ALCA una de dos, el ALCA lo enterramos bien, aún cuando Estados Unidos comenzó entonces a desplegar los alquitas, los TLC por aquí, TLC por allá, era una especie de hacer un ALCA fragmentado, pero ya no era el ALCA aquél global.
Ahora bueno, Mercosur es como dice aquí Juguaribe, Elio Jaguaribe: “El Mercosur es mucho más que un importante mercado subregional. El Mercosur es para los partícipes su pasaporte a la historia”. Nuestro pasaporte a la historia, nos jugamos la vida en el Mercosur y del Mercosur como un gran motor la Unasur y más allá la Celac en otra dimensión; pero el Mercosur, he ahí este espacio de poder político, económico, social, gigantesco poder y un potencial muy grande.
Por eso, estamos como estacionados en un tercer momento que no termina de nacer, como decía Antonio Gramcsi, estamos ahí como en esos interregnos históricos donde algo que está muriendo no termina de morir y algo que está naciendo no termina de nacer. El nuevo Mercosur, lo necesitamos. Hoy estábamos debatiendo allá, muy interesante el debate.
Ahora, yo opino que nuestras contradicciones en lo económico, nuestros antagonismos en lo económico, no tienen solución en el marco en el cual hasta ahora hemos venido funcionando, es decir, el marco del mercantilismo, del comercio nada más, cuánto te vendo, cuánto me vendes. Tenemos que ir más allá, hacia lo estructural, hacia lo estructurante, como diría alguien, una nueva arquitectónica del Mercosur.
Yo estoy ansioso en que eso podamos lograrlo, es un asunto, decías tú de poder, y decía Dilma de más Mercosur. Es urgente que el Mercosur, oye en verdad, yo creo que eso... con todo respeto lo digo Presidente, no quiero meterme en las cosas internas del Paraguay por respeto a ese pueblo, a usted, pero en verdad yo creo que esas personas que se oponen al ingreso de Venezuela a Mercosur y tienen cinco años en eso, cinco años y mire que hemos hecho esfuerzos de conversar, de dialogar, con respeto y no es posible pues.
Pero, yo no sé si ellos están conscientes del daño que le están haciendo, no a Venezuela, a todos, al pueblo paraguayo mismo y a todos nosotros, a todos nuestros pueblos. Por eso la propuesta que ustedes han hecho y que tú en Caracas me comentabas y la presidenta Cristina, a mi me parece que hay que seguirla trabajando ¿no? y se ha decidido crear un grupo ¿no? un grupo de trabajo, me parece muy bueno, me parece muy bueno en lo que tu has insistido, Dilma, eso no podemos dejarlo así pues, al vaivén de las olas, es demasiado importante para dejarlo en manos de cinco personas, creo que son cinco votos los que faltan ¿no es? O no sé cuántos son. Cinco personas, que no quieren pues.
Ahora, yo tengo una hipótesis, detrás de ellos tiene que haber una mano muy poderosa que no quiere pues, moviendo quién sabe cuántos mecanismos de presión, etc. Pero es necesario que el Mercosur llegue al Caribe. Venezuela es el pecho al Caribe, yo creo que es la única vez en la historia de todos estos movimientos de integración que un grupo tan pequeño de gente logra frenar un proceso como estos, yo no creo que haya precedentes sin usar las armas pues, sin usar la guerra.
Por eso, no podemos rendirnos, todo lo contrario, esto hay que retomarlo con fuerza y yo estoy seguro que el pueblo paraguayo sabrá acompañarnos porque es en beneficio del pueblo paraguayo, y del pueblo uruguayo, y del pueblo argentino, y del pueblo brasileño y de los pueblos de América Latina y del Caribe también, porque —repito— es avanzar hacia allá, abrir, abrir allá el pecho al Caribe.
Y Ecuador ni se diga, abrir Mercosur al Pacífico, países además de Ecuador y Venezuela lo digo modestamente, pero bueno somos países de la OPEP y tenemos grandes reservas de petróleo, de gas, de energía, tenemos algunas cosas que aportar y no sólo en lo económico, en lo social, en lo cultural.
Bien, y bueno ya lo decía Dilma en sus palabras, más aún tenemos que apurar esta marcha acicateados por la crisis mundial que nos amenaza, crisis política, económica, de todo tipo. Más Mercosur, expansión y una nueva arquitectónica. Rafael, el presidente Correa que es economista también, estaba ahora recordando unas cosas bien, bien, yo creo que son bien importantes y voy a aprovechar eso para terminar porque hemos vivido nosotros la experiencia.
Uno de los cuatro pecados capitales del Mercosur, según Jaguaribe y Ferrer, es la alta dependencia del financiamiento externo, esa es una de nuestras debilidades. Ahora, el presidente Correa lo dijo hace un rato, ¡Dios mío! Dónde están nuestras reservas internacionales, en los bancos del norte, no es muy seguro tener eso por allá ahora, sobre todo con las crisis que tienen.
A Libia le quitaron, no sé dónde andan, alguien... yo he hecho la pregunta varias veces, nadie responde. ¿Dónde están los 200 mil millones de dólares de reserva que tenía Libia? Ah no, tu ves a la prensa mundial que dice, no cuentas de Ghadaffi, fueron intervenidas. No, no eran cuentas de Ghadaffi, eran cuentas de Libia, del estado libio que estaban en los bancos europeos y me consta que, hacían mucho lobby algunos líderes europeos para que Ghadaffi moviera 10 mil millones de aquí para allá, etc., me consta.
Bueno, esas reservas no se saben dónde están ahora. Tenían como 200 mil millones tenía Libia en reservas internacionales. Yo la última vez que vi a Ghadaffi fue hace como un año, y yo le pregunté por cierto, Ghadaffi y ¿tú qué haces con tanto dinero en los bancos? Un país que apenas tiene 5 millones de habitantes, imagínate las reservas que tenía; 200 mil millones de dólares en oro, y euro, y dólares, etc.
Ahora, el caso de Venezuela yo lo explico en un minuto, si nosotros no hubiésemos hecho una arquitectura financiera nacional, cambiando algunas leyes, la Ley del Banco Central, la Ley de Petróleo, etc., nosotros tuviéramos ahorita casi 100 mil millones de dólares en reserva, demasiado dinero en reserva, tenemos 30 mil millones, nosotros establecimos un tope, reservas óptimas, ¿cómo las llamamos Giordani? Reservas internacionales adecuadas, es el término que establecimos en una Ley.
Ahorita por ejemplo, yo estoy sacando la cuenta pues, porque ahorita ese tope está en 26 mil 800 y tanto, se fija entre el Gobierno y el Banco Central. A final de año yo saco mi cuenta, 31 de diciembre, eso es cada seis meses, todo lo que esté por encima de 26 mil, o 27 mil, eso pasa a un fondo nacional de desarrollo, para inversiones, y bueno hay una ley que creo ese fondo pues; no es a capricho del Presidente, es una ley, una ley que destina recursos para infraestructura, bueno; salud, educación, carreteras, ferrocarriles, créditos para la pequeña, mediana industria, etc.
Nosotros hemos inyectado por esa vía, como 40 mil millones de dólares en los últimos años, si no fuese por eso, estarían en las reservas internacionales, o estarían en manos de la burguesía nacional que con todo el dinero del mundo cambiaba los bolívares en dólares y se los llevaba libremente a depositarlos en las cuentas, en sus cuentas en el norte igual.
Y como dice Rafael Correa, el presidente Correa, es una cosa yo digo como para verla bien, nosotros depositamos allá nuestro dinero, de nuestro pueblo y con ese dinero venezolano a lo mejor, van y le prestan a Argentina. A ti no te presta nadie [risas] van y le prestan a cualquier país, y nos pagan a nosotros ¿cuánto Rafael? Uno, dos por ciento, menos de interés, 0,5 y le cobran el triple o cuatro veces, 6, 7 por ciento.
Ahora, por eso es tan importante el proyecto del Banco del Sur, que ya fue aprobado por el Congreso uruguayo, gracias “Pepe”, gracias a los diputados y senadores del Uruguay, y bueno pronto, seguramente Brasil lo aprobará y falta el Paraguay, a lo mejor vienen los mismos caballeros estos y se paran ahí, no aprueban eso [risas]; es terrible, habría que sacar la foto de esos caballeros y ponerla por todo... estos son, ¿cómo es que dicen ustedes cuando era, se la pasaban en la calle? Yo no, porque yo era soldado, Nicolás, reconócelos pueblo [risas] y sacaban la foto de los... habría que sacar la cara de esa gente para que la gente los reconozca, los que se están oponiendo a esto, se oponen a ¿qué?, ve y ¿por qué intereses?, ¿qué piden a cambio?, ¿quién está detrás de ellos? Etc.
Yo he tenido una paciencia sin límite, al respecto, porque a veces incluso se han dicho cosas que para nosotros es una falta de respeto. No, que Venezuela tiene que respetar la democracia. Cómo fue que dijo Lula un día, cuando le reclamaban que por qué era amigo de Chávez, el dictador. Y Lula dijo por allá en Europa, bueno en Venezuela más bien hay exceso de democracia, así lo dijo. Todos los años hay elecciones, y cuando no hay viene Chávez y las inventa. Y es verdad, allá hay elecciones todos los años.
Ya el año que viene hay elecciones otra vez. Sí, allá hay más democracia.
Bueno voy a terminar Rafael para que tú nos ilustres con tus ejemplos. Ve, entonces más Mercosur, una nueva arquitectónica, el Banco del Sur.
Nosotros hemos comenzado a repatriar las reservas de oro de Venezuela, que gobiernos anteriores las enviaron para Londres, ¡ah! Eso fue exigencia del Fondo Monetario Internacional. El Fondo Monetario se llevó el oro de Venezuela. Yo no sé si aquí habrá alguien del Fondo Monetario, no quiero faltarle el respeto a nadie ¿no?; pero se llevaron el oro, o sea, le pusieron como condición a Venezuela para darle un préstamo de no sé cuánto, que colocaran el oro de las reservas en unos bancos bueno que ellos decidieron pues; en Londres y en Washington.
Ahora estamos repatriando el oro. Yo soy el primero en estar de acuerdo en que ese oro, o parte de nuestras reservas las coloquemos en el Banco del Sur, pero ¿por qué no? yo sé que aquí mismo en esta sala pudiera haber un técnico que dijera, no esa es una locura, como me gustaría discutir con algunos que dicen que es una locura. Una locura creo yo, es lo que estamos haciendo, tener las reservas de nuestro pueblo allá en el norte. Como dice Correa, tú hablaste de la transferencia, ¿no fue Rafael? La transferencia de miles de millones de dólares del sur al norte, estamos financiando al norte, eso sí es una locura y es una locura de hace varios años, décadas, siglos más bien.
Bueno, más Mercosur y más Mercosur, y yo diría, un nuevo Mercosur, una nueva arquitectónica y además, incluir lo que, Dilma le he oído mucho decir, y a Cristina, y al “Pepe”, a todos, pasar de la lógica mercantilista, a la lógica, vamos a llamarla constructivista, con Varsasky, es decir, la lógica de complementarnos en nuestros potenciales para desarrollar nuestras economías productivas, desarrollar nuestras industrias, nuestra tecnología; ah, para eso hace falta inversiones.
Voy a poner un solo ejemplo aquí, ya lo comentábamos allá en la mesa anterior, el tema del gas, estamos instalando, tú sabes Cristina, en Venezuela una fábrica de autobuses que van a usar gas en vez de gasolina, o diesel, tecnología argentina; una empresa argentina con una empresa venezolana, hicimos una empresa mixta bueno porque nosotros tenemos una reserva de gas muy grande y vamos a ir sustituyendo el consumo de gasolina y de diesel, por gas vehicular pues. Ya hemos comenzado, hemos importado de Argentina muchos componentes y también de Europa y de otras partes, de Brasil, ustedes también producen ¿verdad Dilma? Brasil produce mucho, los componentes del gas vehicular.
Bueno, es decir es un ejemplo nada más. La Faja del Orinoco, cuántos taladros petroleros harán falta en la Faja del Orinoco, en los próximos 50 años para explotar esa reserva que es la más grande que se conoce en el mundo, cuántos miles de kilómetros de tubería, de oleoductos, de gasoductos.
Ahora con Colombia, gracias a Dios, con el nuevo gobierno de Colombia, porque con el anterior casi que guerra es lo que se desata, ve, casi que guerra. Hay que recordar que bombardearon a Ecuador, y estaban preparando un bombardeo contra Venezuela también. Ahora llegó el presidente Santos, como que a poner orden ahí ¿verdad? Y a poner la política por delante, y el diálogo.
Hace poco vi que estaba visitándote Correa, allá en Quito y me gustó mucho, que bueno que estén juntos, discutiendo, hablando, firmando convenios, también estuvo Santos en Caracas, yo fui por allá por Cartagena. Pero una de las cosas que firmamos nosotros con Santos ahora, es un proyecto, bueno que los más interesados son los chinos y los asiáticos pues, imagínate un poliducto desde la Faja del Orinoco, que cruce todos los llanos venezolanos, todos los llanos de Colombia hasta el Pacífico. Eso hay que hacerlo.
Los barcos petroleros venezolanos que ya están llevando a China, un promedio de 400, casi 500 mil barriles diarios de crudo y ya hemos firmado el convenio para llegar a un millón en dos, o tres años, los barcos nuestros salen de allá del Caribe hasta el Atlántico Sur, dan la vuelta por abajo por África, hacia China. Imagínate lo que nos ahorraremos cuando tengamos ese poliducto y el petróleo vaya directo al Pacífico.
Entonces, es decir, esos son proyectos estructurantes en los cuales, o para los cuales nosotros no podemos, no debemos seguir perdiendo tiempo, una comisión estratégica de Mercosur creo que se impone y que vaya elaborando un mapa de grandes proyectos y dándole viabilidad a esos proyectos, el nuevo Mercosur, más Mercosur, es una cuestión de poder.
Termino con Artigas, señor Presidente, que buena le quedó la chaqueta militar que usted se puso allá, aquí creo que lo criticaron un poco, pero era por el frío ¿verdad? Había mucho frío, Cristina te acuerdas, y viene el “Pepe” y le prestan... pero le quedó bellísima la chaqueta, ¿no te la trajiste? Tenías que habértela traído, la chaqueta de general venezolano, que lo merece, merece ser general guerrillero.
Artigas, lo repito con él, con el grande Gervasio Artigas: “No debemos esperar nada, sino de nosotros mismos”. Muchas gracias Presidente, gracias.

Traductor / Translator

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Barra de vídeo

Loading...